Consultorio Virtual
Encuesta nacional de Salud y Nutrición 2006
Acciones para controlar la influenza
Anécdotas
Mensajes
Glosario
Directorio de nutriólogos
Ligas de interés
Foro
Movimiento por su vida
Eventos y congresos
 
 
 ¿Cuál es la principal causa para tener un colesterol alto?
 
 
 
   
 
Bienvenid@: Aline Turrent Eggleton
 
164 Visitas
Última visita:
2014-04-10 01:24:03 Tienes: 0 ptos.
 
 
 
HOME Pacientes/NOTA COMPLETA
Tamaño del texto:   A  A  A
Agregar a Mis Artículos Favoritos Descárgalo Recomiéndalo Imprímelo
Califícalo
Calificación
 

Anorexia funcional: La época del no a la comida (1ª parte)

El término que los médicos emplean para referirse a la inapetencia alimentaria es “anorexia”, pero no te alarmes, la falta de apetito en niños de entre uno y cinco años de edad es normal y se denomina “anorexia funcional”

 

Existen diferentes tipos de inapetencia en los niños, pero ésta cobra particular relevancia al considerar factores como la edad del pequeño y si está acompañada por algún cuadro clínico. Por ejemplo, si un bebé de dos meses rechaza las tomas que antes consumía bien y además se le suma la pérdida o nula ganancia de peso, esto podría indicar enfermedad. No obstante, si se trata de un niño de dos años o más que come mal pero carece de sintomatología que le acompañe, se hablaría simplemente de un hecho trivial.
 
Es importante considerar que los niños de entre uno y cinco años de edad pasan por un período de negativas hacia la comida que, la mayoría de las veces, se supera de forma natural, pues se trata de una parte del desarrollo en que los pequeños viven diversos tipos de experiencias que se ven reflejadas en su actitud hacia los alimentos.
 
A partir de los dos años, por ejemplo, los niños descubren que son personas independientes y lo manifiestan haciendo lo contrario de lo que se les pide, de ahí que al ordenarles comer, en ocasiones se nieguen a hacerlo, aunque eso no significa que han de convertirse en adultos testarudos.
 
En esta época, por lo regular, dejan los pañales o incluso experimentan la llegada de un nuevo hermanito, lo que genera en ellos una ansiedad que manifiestan con el rechazo hacia la comida.
 
Asimismo, la inapetencia suele ser transitoria y variable en niños en edad preescolar, ya que dedican la mayor parte de su tiempo y atención a los juegos y restan importancia a la alimentación, de manera que existen momentos en que les basta con tomar un poco de líquido para sentirse activos durante todo el día, mientras en otras ocasiones comen muy bien, conservando, pese a dicho desequilibrio, su talla y peso indicados.
 
Entre las causas de la inapetencia se distinguen las psicológicas: sobre todo cuando hay una relación conflictiva entre el niño y la persona que lo alimenta; orgánicas: debidas a enfermedades que provocan falta de apetito; y funcionales: por alteraciones de los hábitos alimentarios o carencia de éstos.
 
El término que los médicos emplean para referirse a la inapetencia alimentaria es “anorexia”, por lo que no hay que alarmarse si un niño presenta una “anorexia funcional”, puesto que de este modo simplemente se estaría indicando que el pequeño tiene una inapetencia transitoria producto de una etapa de su desarrollo natural.
 
No obstante, resulta importante mencionar que las causas orgánicas, funcionales y psicológicas se conjugan de diferentes formas, dando cabida a diversos tipos de anorexia:
 
·      Anorexia transitoria o aguda. Es de corta duración y está asociada a un cuadro patológico, es decir, una enfermedad en el niño. En este caso, por lo regular, el infante recupera su apetito después de superar el malestar, aunque hay ocasiones en que esto no ocurre debido a las secuelas que dejó una enfermedad muy agresiva, por lo que se convierte entonces en una anorexia crónica.
 
·      Anorexia crónica. Este tipo de inapetencia es más prolongada y frecuentemente suele originarse por factores psicológicos o de comportamiento asociados con la edad, tal y como ocurre con los trastornos graves como la anorexia y la bulimia nerviosas presentes en la adolescencia.
 
La anorexia crónica representa una “verdadera inapetencia” que se observa a través del bajo peso del niño, su falta de energía y desgano, condición que, generalmente, es sinónimo de enfermedad, por lo que el médico debe realizar el diagnóstico pertinente para iniciar lo antes posible un tratamiento adecuado.
 
·      Anorexia funcional, simple o primaria. Equivale a una “falsa inapetencia”. Se presenta cuando el niño no acepta ciertos alimentos, sobre todo vegetales, pero toma jugos todo el día, consume abundante cantidad de leche, come muchas golosinas y no tiene establecidos horarios de comidas.
 
Vale la pena señalar que estos tipos de anorexia están estrechamente vinculados. Por ejemplo, de una anorexia funcional o de una transitoria, puede pasarse a una anorexia crónica por razones, como se ha venido apuntando, orgánicas o psicológicas.
 
Sin embargo, en lo que a anorexia simple se refiere, es necesario descartar la falta de buenos hábitos alimentarios adquiridos por los niños. Así que no te pierdas, en la segunda parte de este interesante artículo, de las recomendaciones que hacen los expertos para evitar que la mesa se convierta en un campo de batalla.
 
Referencia informativa: Ruiz Jiménez, M. Á., El gran libro de la nutrición infantil, Paidós, México, 2008, pp. 131-134, González, C. y Alcañiz, L., Gordito no significa saludable, Grijalbo, México, 2007, pp. 184-189, Stoppard, M., Guía para el cuidado de tu hijo, Grijalbo, España, 2006, pp. 70-71, Vargas Ares, M. C., Niños inapetentes, Salud y cuidados del bebé, pp. 22-25, México, A. 4, #33, www.guiainfantil.com/salud/enfermedades/anorexia.htm
 

 
   

Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org

  Compartir Articulo

 
   
Tamaño del texto:   A  A  A
Agregar a Mis Artículos Favoritos Descárgalo Recomiéndalo Imprímelo
Calificación
 
   
 
  INICIO · QUIÉNES SOMOS · CONTÁCTANOS · RECOMIÉNDANOS · GRUPO EDITORIAL · TÉRMINOS DE USO  
 
 
TodoEnNutricion.org 2011 Todos los Derechos Reservados Aliméntate Sanamente. Por la calidad de la salud
No. de permiso 06330022460491 SSA 2006