Consultorio Virtual
Encuesta nacional de Salud y Nutrición 2006
Acciones para controlar la influenza
Anécdotas
Mensajes
Glosario
Directorio de nutriólogos
Ligas de interés
Foro
Movimiento por su vida
Eventos y congresos
 
 
 ¿Cuál es la principal causa para tener un colesterol alto?
 
 
 
   
 
  Bienvenid@:
¿ya estas registrado?
 
 
 
 
 
HOME Pacientes/NOTA COMPLETA
Tamaño del texto:   A  A  A
Regístrate para activar este control Descárgalo Recomiéndalo Regístrate para activar este control
Califícalo
Calificación
 

Tipos de fórmulas enterales

La nutrición enteral es una técnica que aunque utilizada desde tiempos inmemoriales, ha experimentado un desarrollo considerable, pasando de ser un elemento terapéutico secundario, destinado a alimentar exclusivamente al paciente, a ocupar en la actualidad un papel importante que va mucho más allá del simple acto de nutrir

 

La composición de las fórmulas cuantitativas pero sobre todo cualitativas, es objeto de un interesante debate en el que se buscan determinados aspectos de la respuesta al organismo mediante el enriquecimiento con distintos nutrientes.
 
Esto incluye el mantenimiento de la atrofia intestinal y de la barrera intestinal antibacteriana, tan importante para evitar la tan temida “falla multiorgánica”, hasta la acentuación del Síndrome de la Respuesta Inflamatoria Sistémica, pasando por los conceptos de alimentación inmuno-moduladora, alimentación órgano-específica, fármaco-nutriente, etcétera.
 
En esta nueva dinámica, han adquirido importancia diversos nutrientes como glutamina, arginina, nucleótidos, ácidos grasos (principalmente los omegas) y antioxidantes.
 
Lo anterior da pauta a seguir en diversas investigaciones para obtener el conocimiento aún más específico, para el apoyo nutricio especializado en las diversas fisiopatologías de procesos tan graves como la sepsis, la reacción del organismo ante el ayuno y la agresión grave de alguna respuesta del organismo ante una patología, de modo que se ha observado modular dicha respuesta a través de cambios en la composición cuantitativa y cualitativa de las fórmulas de nutrición especializada.
 
Se pueden distinguir dos tipos fundamentales de nutrición o alimentación enteral: la suplementación oral y la nutrición enteral (mediante sondas).
 
La suplementación oral consiste en la administración de fórmulas nutritivas de elaboración industrial, con el objeto de compensar el déficit del paciente que realiza una alimentación insuficiente, aun manteniendo una ingestión aceptable. No es adecuada para sus necesidades nutritivas elevadas a causa del proceso patológico que padecen. Las fórmulas de preparación industrial utilizables como suplementos, pueden ser de varios tipos y cubrir diferentes necesidades nutricias de los pacientes y de la patología presente.
 
Las primitivas dietas enterales químicamente definidas, constituidas por aminoácidos (aa) libres en relación (25:65), eran esenciales y no esenciales, mono o disacáridos y un mínimo de grasa en forma de MCT y ácidos grasos esenciales, fundamentalmente digestivas (las llamadas dietas elementales o elementales de primera generación).
 
Así en la evolución de la fórmulas para la alimentación enteral, nacen las llamadas fórmulas “poliméricas estándar”, ajustadas a las necesidades diarias de los nutrientes, usando como referencia la RDA (Recommendation Dietary Intake), y que pueden constituir un soporte nutritivo exclusivo, en multitud de situaciones clínicas, son fórmulas nutricionalmente completas, en las que los tres nutrientes básicos (proteínas, hidratos de carbono y grasas) se encuentran en forma compleja, es decir en forma de polímeros o macromoléculas.
 
La grasa se encuentra principalmente en forma de triglicéridos de cadena media (MCT), procedentes de aceites vegetales, y en menor proporción, aunque suficiente, triglicéridos de cadena larga (LCT), así como monoglicéridos y diglicéridos. Los hidratos de carbono (HC) se presentan en su mayor parte, en forma de polímeros de glucosa, aunque también contienen cierta cantidad de disacáridos y oligosacaridos de glucosa, sacarosa, maltosa, fructuosa y dextrinomaltosa.
 
En general suelen ser isotónicas, mientras que su densidad calórica varía de 0.6-2 kcal/ml. El aporte de proteínas en las dietas poliméricas es de 6.25 g de proteína (1 g de N) por cada 150 kcal, la mayoría de estas dietas contienen fibra alimentaria añadida.
 
Dietas oligoméricas, monoméricas o de fórmula definida. Son fórmulas nutricionalmente completas, los hidrolizados de proteínas se encuentran en forma de oligopéptidos de 2-6 aa., con poca cantidad de grasa fundamentalmente de MCT. La cantidad de LCT es suficiente para satisfacer las necesidades de vitaminas liposolubles. Los HC se encuentran en la misma forma que en la dietas poliméricas y no contienen fibra alimentaria. La osmolaridad de este tipo de fórmulas es más elevada.
 
Las dietas modulares o módulos nutricionales están constituidos únicamente por un tipo de nutriente, pueden utilizarse para enriquecer una fórmula, para elaborar fórmulas para los pacientes con limitaciones en consumo de nutrientes. Los distintos módulos se diferencian entre sí por el tipo de nutriente que los constituyen, así como la forma química en que se presentan.
 
Las fórmulas enterales también cuentan ya en su preparado con sabor para su utilización preferentemente vía oral, aunque no es una regla, ya que pueden ser administradas de otra manera.
 
Podemos encontrar todavía en la actualidad a pesar de la industria, las fórmulas caseras o artesanales que se hacen con alimentos naturales, pasando por un proceso de cocción y colado, principalmente para que la sonda no se tape si es administrada por esa vía.
 
Existen dietas denominadas órgano-específicas, que están diseñadas para contrarrestar las alteraciones metabólicas que acontecen en determinadas disfunciones de órganos individuales, con el objetivo de contribuir a la recuperación funcional.
 
Otro subtipo de fórmulas especiales son las denominadas sistema-específicas, cuyo objetivo básico sería el de intervenir en la recuperación funcional global del organismo mediante aportes determinados de sustratos específicos, los cuales actuarían en la modulación de la respuesta orgánica frente a la agresión, con la doble finalidad de suplir los requerimientos metabólicos y la de reforzar los mecanismos de respuesta defensiva. 
 
Dependiendo de la osmolaridad las fórmulas pueden ser isotónicas (osmolaridad <350 mOsmol/kg), moderadamente hipertónicas (350-550 mOsmol/kg) o hipertónicas (>550 mOsmol/kg). La responsabilidad de la administración es del especialista contando con valoraciones previas a su uso.
 
Referencia informativa: Nutr. Hosp. (2006) 21 (Supl. 2) 100-10, Perspectivas en el diseño y desarrollo de productos para nutrición enteral. A. J. Pérez de la Cruz, A.J. et al., Principios de urgencias, emergencias y cuidados críticos. Tipos de soporte nutricional enteral, Tratado UNINET 2009
 

 
   

Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org

  Compartir Articulo

 
   
Tamaño del texto:   A  A  A
Regístrate para activar este control Descárgalo Recomiéndalo Regístrate para activar este control
Calificación
 
   
 
  INICIO · QUIÉNES SOMOS · CONTÁCTANOS · RECOMIÉNDANOS · GRUPO EDITORIAL · TÉRMINOS DE USO  
 
 
TodoEnNutricion.org 2011 Todos los Derechos Reservados Aliméntate Sanamente. Por la calidad de la salud
No. de permiso 06330022460491 SSA 2006